Mujer descubre que el ‘gato callejero’ que ha estado alimentando es en realidad una zarigüeya

Mujer finalmente descubre que el gato callejero que ha estado alimentando cada noche en la entrada de su casa es una pequeña zarigüeya

- Anuncio -

Michelle Slater y su familia vieron en su entrada lo que creyeron era un gato callejero, pero cuando la mujer quiso acercarse para encontrarse con el visitante peludo, él huyo del lugar. Con intención de atraerlo de regreso, le dejó algo de comida; su sorpresa fue enorme al descubrir que el gato en realidad era una zarigüeya.

Michelle cada noche dejaba comida en la entrada de su casa con la esperanza de que el misterioso gato regresara, al ver que se había comido el alimento húmedo, se emocionó demasiado.

Ella dijo a The Dodo:

«Las temperaturas bajaron el 6 de abril, así que puse la casa [del gato] y la manta con una roca de jardín para darle un toque personal».

Mujer alimentaba una zarigüeya creyendo que era un gato

zarigüeya llega todas las noches a puerta de una mujer que creía que alimentaba a un gato
Michelle Slater

La mujer notó que la manta estaba movida y que la comida desaparecía, por lo que suponía que el gato se detenía en su entrada. Michelle no lograba descubrir al escurridizo gato, y lo llamó Loki esperando finalmente conocer a su visitante.

- Anuncio -

Una noche Michelle se asomó a la entrada con la esperanza de conocer a su amigo gato, su sorpresa fue enorme al descubrir que Loki el gato, era realmente una zarigüeya.

Mujer descubre que el 'gato callejero' que ha estado alimentando es en realidad una zarigüeya
Michelle Slater

Al parecer, el gato que vio en su entrada nunca regresó, pero cuando la zarigüeya vio que había comida y una cama cómoda sin dueño se sintió en casa. No era lo que la mujer esperó encontrar, pero estaba feliz de conocer a su misterioso visitante y aún continúa dejando comida todas las noches para su nuevo y particular amigo.

Mujer descubre que el 'gato callejero' que ha alimentando es en realidad una zarigüeya
Michelle Slater

Michelle agregó:

«Le doy de comer todos los días y le lleno su agua, siempre se ha ido a la mañana siguiente, no he vuelto a verlo. Él sigue siendo mi ‘gatito fantasma'».

Lo último

- Anuncio -