Ardilla bebé no se quiere ir después de ser rescatada por esta mujer

Una ardilla bebé que fue rescatada por una mujer mientras deambulaba por su jardín, decide hacer su vida al lado de su rescatadora

- Anuncio -

La relación entre Patty Robinson y su pequeño amigo roedor, comenzó cuando la mujer observó a la ardilla en su jardín mientras miraba por la ventana de la cocina en su casa en Boston, Massachusetts. Solo por curiosidad, Patty salió a investigar para ver qué pasaba con la ardilla, y cuando se acercó se dio cuenta de que todavía era un bebé.

Sus ojos todavía los tenía cerrados, así que la mujer empezó a buscar por la propiedad a la mamá de la ardilla o a sus hermanos.

Luego de buscar por más de 45 minutos, Patty no encontró a nadie, por lo que sabía que tenía que ayudar a la pequeña ardilla.

Ardilla bebé se queda con la mujer que lo ayudó

Ardilla bebé
Instagram/ bunk_a_boo

La idea inicial era ayudar a la criatura mientras crecía un poco, para luego poder liberarla y que continuara su vida, pero la ardilla parecía tener otros planes.

Ardilla bebé rescatada
Instagram/ bunk_a_boo
- Anuncio -

Patty dijo a Bored Panda:

«Cuando lo levanté por primera vez, se derritió en mis manos».

En ese momento, la mujer no sabía cómo criar a una ardilla, pero utilizó diferentes sitios de internet como guía.

Patty asegura que siempre ha ayudado a la gente y a los animales, ya que su trabajo especial es ayudar y ser madre adoptiva.

Ardilla en nuevo hogar
Instagram/ bunk_a_boo
- Anuncio -

Patty agregó:

«El día que recogí a la ardilla en el césped fue el día que me comprometí con él».

Luego de pasar varios días bajo su cuidado, la ardilla, a quien llamó Bunk, finalmente estaba listo para continuar con su vida, por lo que la mujer decidió liberarlo. Sorprendentemente, Bunk se fue por cinco días y de alguna manera regresó a casa de Patty, asustado y gruñendo, no quería irse de su lado.

Bunk progresando
Instagram/ bunk_a_boo

Patty añadió:

«¡Lo intenté tres veces más y se negó a irse!».

Por lo general, las ardillas no son buenas mascotas, son desordenadas, costosas, pueden morder y necesitan una habitación para ellas solas, entre otras cosas. Sin embargo, Bunk no planeaba irse y Patty no iba a renunciar a cuidarlo, así que decidió convertirse en su madre adoptiva para siempre.

Bunk feliz
Instagram/ bunk_a_boo
- Anuncio -

Entonces, para que la vida de Bunk fuera más divertida y cómoda, Patty decidió convertir su casa en un parque de juegos para ardillas.

Patty comentó:

«Debido a que Bunk se lastimó la pata, le construí rampas y puse los tubos para que pudiera correr con seguridad por la habitación».

La habitación de Bunk es su propiedad y no deja que nadie haga un cambio en ella, incluso, si Patty entra, la vigila de cerca para que no haga nada.

Ardilla bebé no se va
Instagram/ bunk_a_boo

A pesar de su independencia, Bunk es muy cariñoso con Patty, y ambos se han vuelto muy unidos, por lo que les encanta pasar tiempo juntos.

Gracias a las investigaciones, Patty compartió que muchas cosas sobre las ardillas no son ciertas, ya que no solo comen bellotas, sino también verduras y frutas.

Bunk
Instagram/ bunk_a_boo

Aunque Bunk es libre de irse cuando quiera, parece que eligió tener una vida junto a Patty y se quedará por siempre a su lado.

Patty dijo:

«¡Amar a una ardilla es increíble, ser amado por una ardilla es una bendición! Él me hace una mejor persona».

Si deseas saber más sobre Bunk y Patty, puedes seguirlos en Instagram.

Lo último

- Anuncio -